Skip to main content

Posts

Featured

Una Palabra viva

Como todo lo que escribo, esto es en primer lugar un recordatorio para mí. 
He perdido la cuenta de la cantidad de veces que he estado lidiando con algo, voy a la Palabra, realmente me sumerjo en ella, medito en ella, le oro al Señor con ella y lo que sea que agobiaba mi alma—no importa de qué se trata— se disipa como la neblina ante la luz del sol. Cada vez que sucede, en mi interior exclamo—y a veces se lo manifiesto a amigas—: ¡El poder de la Palabra de Dios! ¡Realmente ella es suficiente para todo! ¡En verdad cuando estoy ansiosa, quejándome, distraída, temerosa—o cualquier otro pecado— es porque en cierta forma me he alejado de ella! Y después me pongo la mano en la frente: «Es lo que piensas cada vez que te pasa, Massiel». ¡Bendito sea nuestro Señor que es un Padre infinitamente paciente y tierno! 
La última vez que pasé por esa «sorpresa», vino a mi mente este texto: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la divi…

Latest Posts

Todavía habla

Entonces vieron al Príncipe

El verdadero jubileo

Mejor que una máquina del tiempo

La irrevocabilidad de nuestros días breves